Precio de Reforma integral

PRECIO DE UNA REFORMA INTEGRAL

Una de las preguntas más frecuentes de nuestros clientes, es saber cuál puede ser el precio para realizar una reforma integral en su vivienda. Desafortunadamente no hay una regla general para este tipo de trabajos completos en el hogar, ya que cada caso es diferente y por ello antes de dar un precio personalizado nuestros equipos de profesionales recomiendan a las personas interesadas en este tipo de servicios, el poder acudir a la vivienda en personas, para tomar datos, recabar información y comentar con el cliente todas las cuestiones relativas al proceso, fases y trabajos que se vayan a realizar para conseguir las mayores ventajas para su reforma integral.

VARIABLES EN EL COSTE DE UNA REFORMA

Como hemos indicado no hay dos reformas iguales y cada una de ellas tiene sus características diferenciadoras que tendrán influencia en el coste final, en función de estas variables principales.

  • Estado inicial de la vivienda. Como es rápidamente comprensible, no es lo mismo realizar una reforma de una vivienda de una antigüedad de 30 años que una de 60 años. Cuanto más vieja sea la vivienda, es más probable que haya que realizar una intervención, en los diferentes elementos del piso, más completa. Por poner algunos ejemplos, cuanto más año tenga la vivienda, el tipo de materiales y elementos de aislamientos que disponen son más precarios, por ello es necesario en muchas ocasiones de realizar intervenciones extra, como el aislamiento de paredes que puede encarecer el coste de la reforma de manera notable. Igualmente, las instalaciones tanto eléctricas como de fontanería, suele ser necesario realizar un cambio completo, si hablamos de viviendas de más de 40 años, ya que los materiales e instalaciones que nos encontramos están fuera de la normativa y no conviene dejarlas sin cambiar.

  • Profundidad de la reforma a realizar. De nuevo el límite y numero de transformaciones que quiere realizar el cliente en la reforma lo marca él, y son tantas como se quiera. No es lo mismo realizar una reforma de los elementos existentes por unos nuevos y más modernos, que cambiar por completo la distribución y usos originales de la vivienda. Cada cambio de este tipo suele conllevar un trabajo mucho más intenso en el trabajo de reforma, lo que lleva parejo un mayor coste del servicio.

  • Existencia de modificaciones estructurales. Si el cliente quiere tocar, los llamados puntos estructurales, esto es, muros de carga, paredes, pilares o fachada, es necesario contar con un arquitecto o aparejador, que realice los cálculos necesarios para ver la viabilidad de los trabajos y la forma en que se pueden realizar de forma segura. Además de los honorarios extra de estos profesionales, este tipo de trabajos requiere permisos especiales para poder llevarse a cabo, como tasas, visados y licencias, que tienen una repercusión en el coste de la reforma.

  • Calidades de las terminaciones. Los clientes tienen disponibles en el mercado un sin fin de materiales, para poder dar a la vivienda las terminaciones más en consonancia con los gustos de los clientes. Cada uno de estos materiales pueden tener un coste completamente dispar. Por ejemplo, no es lo mismo utilizar en los suelos y paredes de los cuartos de baño una piedra natural como el mármol, que una cerámica de gres. Igualmente, no es lo mismo instalar en la cocina unos muebles a medida que unos estándares. Otro ejemplo muy claro es el que se refiere al aislamiento de las viviendas, el precio de una ventana de triple cristal, con gas inerte en su interior y una baja emisividad térmica puede ser hasta 5 veces superior al modelo más básico. Por lo tanto, la calidad final en las terminaciones de las viviendas juega un papel decisivo a la hora de determinar el precio final de la vivienda.