Reforma de salón cocina

Reforma y disfruta de un salón cocina

Una de las reformas más habituales, por lo espectacular que suele resultar, es la de unir la cocina al salón. Este tipo de reformas suelen tener un presupuesto ajustado, y el cambio que ofrecen a la vivienda es muy radical.

En toda reforma integral que hay que realizar, se debería considerar la idea de unir el salón a la cocina. Esta reforma tiene ventajas e inconvenientes

Diseño de salón cocina

Ventajas de los salones cocina

    • Visualmente, el piso queda mucho más amplio. También en la práctica, al no destinar espacio a paredes y puertas.

    • Más luz. Si las dos estancias tienen entrada de luz natural (como suele ser habitual), la luz se suma. Entra luz por dos sitios a la vez, y el resultado es una estancia muy luminosa.

    • Posibilidad de mayor disfrute social. Se puede cocinar a la vez que se habla con la gente del salón. También se puede instalar una barra americana para comer o beber, a la vez que se comunica con el salón. Las posibilidades son muchas, y el disfrute está asegurado.

    • Estética más moderna. Uniendo salón y cocina conseguimos espacios diáfanos y modernos. El aspecto de loft puede quedar espectacular.

    • Mayor precio de alquiler. Este tipo de estancias es son valoradas entre estudiantes, ya que ofrece un gran disfrute. Por eso, es posible subir el precio del alquiler tras este tipo de reformas.

    • Inconvenientes

    • Olores. El principal inconveniente de unir la cocina al salón es el tema de los olores. Al cocinar, los olores pueden inundar el salón. Es necesaria la instalación de una buena campana de extracción. Y, aun así, es posible que no nos libremos del todo de los olores de cierto tipo de cocinados.

    • Necesidad de que esté todo recogido. Otro factor a tener en cuenta, es que todo está a la vista. Es decir, si has cocinado algo, y has dejado todo por el medio. O si el fregadero está hasta arriba… todo se verá desde el salón. Y lo estarás viendo todo el rato (tú o tus invitados). Por eso, las estancias de salón cocina unidas, suelen implicar tener que recoger todo más a menudo.

    • Una habitación menos. Al fin y al cabo, estamos perdiendo una habitación. Si queremos intimidad en el salón o en la cocina, no la tendremos. Este es un punto muy a tener en cuenta, y pocas veces se piensa en él.

    • Menor espacio de almacenamiento. Al perder toda una pared (como mínimo), perdemos espacio para colgar muebles de cocina. Lo mismo ocurre en el área del salón, donde no podremos poner nada en esa zona. Si no se cambia de ubicación la cocina, las reformas de unirla con el salón, suelen ser bastante económicas. Principalmente se basan en tirar una pared, desescombrar, y unificar el suelo de las dos estancias. En la mayoría de las ocasiones se opta también por crear una isla que comunica las dos estancias